Foto de Rodolfo Quirós de Pexels.

Luego de conocerse que el sector de construcción de edificaciones residenciales y no residenciales registró una caída de 8,8% en el primer trimestre, lo que llevó a que la economía como un todo avanzara en los tres primeros meses del año menos de lo esperado, registrando apenas 2,8%, el Gobierno lanzó un paquete de medidas con las que busca reactivar esta actividad en el país, la cual no es solo fundamental para el PIB, sino también para la generación de empleo.

Como lo han diagnosticado muchos expertos, la causa del desplome de la construcción está en la vivienda de mayor valor a la de interés social, que presenta un elevado número de unidades construidas, pero sin vender, lo que contrasta con la Vivienda de Interés Social (VIS), cuya dinámica viene en ascenso.

Las medidas oficiales, sin embargo, beneficiarán a los dos tipos de vivienda. La primera consiste en garantizar la disponibilidad de subsidios para la vivienda VIS hasta el año 2024. A eso se sumará un ajuste a los precios máximos de la vivienda VIS, que hoy son los mismos en todo el país, pero que ahora subirían de $112 millones a $125 millones en las ciudades con más de 1 millón de habitantes, donde justamente el costo de la tierra es más elevado.

Foto de Lex Photography de Pexels.

Una tercera medida consiste en juntar los subsidios de vivienda que otorgan las cajas de compensación con los que da el Gobierno, para que así los hogares beneficiados, que son aquellos con ingresos de máximo dos salarios mínimos, puedan contar con más recursos para hacer el cierre financiero. De esta forma, el subsidio más alto pasaría de 30 salarios mínimos mensuales (unos $25 millones de hoy) a 50 salarios mínimos ($41 millones).

Otra de las disposiciones del Gobierno, que beneficia a la vivienda no VIS, consiste en aumentar el porcentaje del valor de la vivienda que los bancos prestan a los deudores. Actualmente, el crédito es hasta por 70% del precio y la idea es permitir préstamos que cubran hasta 90% del valor de la vivienda. La implicación será que los compradores ya no tendrán que tener 30% de cuota inicial, sino solo 10%. Esto obviamente, será a discreción de los bancos que consideren que el posible deudor cuenta con la capacidad para financiar hasta 90% del valor de su vivienda.

Adicionalmente, se crea un programa de garantías para los compradores de vivienda No VIS, que no cuentan con un respaldo suficiente para acceder al crédito hipotecario. Con este aval, que será provisto por el Fondo Nacional de Garantías (FNG), se les puede subir un poco el valor de la cuota, pero se les facilita el acceso al crédito. Para esto, el FNG tendrá un presupuesto de $650.000 millones.

El paquete de reactivación incluye también una oferta de créditos blandos para constructores, a través de Findeter, que podrán pedir prestado con una tasa de interés compensada de 200 puntos básicos, es decir, si les prestan a 10%, les baja a 8%.  Esta medida estará vigente por un periodo de 4 años y tendrá un presupuesto de $300.000 millones.

Tomado de Revista Dinero, https://www.dinero.com/economia/articulo/gobierno-lanza-medidas-para-la-vivienda/272976

 

©2019 tuproyeccion.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net